Exp: 98-006424-007-CO-S

Res: 06830-98

SALA CONSTITUCIONAL DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. San José, a las quince horas seis minutos del día veinticuatro de setiembre de mil novecientos noventa y ocho.

Consulta legislativa preceptiva de constitucionalidad formulada por el Directorio de la Asamblea Legislativa en relación al proyecto denominado "Reforma de los artículos 20 y 33 de la Constitución Política", Expediente N°12.037.

RESULTANDO.

I.-El proyecto consultado fue aprobado en primer debate, con la votación exigida por la Constitución Política, pues obtuvo unanimidad de votos de los cuarenta y dos posibles en ese momento, durante la Sesión Plenaria N°73, del siete de este mes.

II.-Mediante oficio del día 16 siguiente, la Vicepresidenta de la Asamblea Legislativa remitió el expediente en consulta a la Sala. En resolución de las ocho horas con veinte minutos del día dieciocho, el Presidente de la Sala dio curso a la consulta, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 96 inciso a) de la Ley de la Jurisdicción Constitucional.

Redacta el Magistrado SOLANO CARRERA. Y,

CONSIDERANDO:

PRIMERO.-El proyecto de reforma constitucional a los artículos 20 y 33, se inspira en fines idénticos a los de la reforma al artículo 14 inciso 5), consultado recientemente a esta Sala. Resultaría innecesario realizar una argumentación adicional a la que ya tiene en su poder la Asamblea. Y aunque advirtamos que la Opinión Consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos N° OC-4/84, se refirió concretamente al numeral constitucional atrás señalado, las argumentaciones generales allí contenidas, mutatis mutandis, pueden y deben tener fuerza expansiva respecto de los numerales 20 y 33 de la Constitución Política, no obstante que ya han venido siendo "entendidos" rectamente, a la luz de los Tratados y Convenciones internacionales de los que Costa Rica es parte y están plenamente vigentes en nuestro país.

Ejemplos de esos instrumentos internacionales de Derechos Humanos, son: * La Declaración Universal de Derechos Humanos, particularmente su artículo 2, que establece que toda persona tiene los derechos y libertades en ella proclamados, sin distinción alguna por razón de sexo; * La Declaración Americana de los Derechos del Hombre, cuyo artículo II dispone que todas las personas son iguales ante la ley y tienen los derechos y deberes consagrados en ella, sin distinción de sexo; * El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que en su artículo 3 dispone que los Estados partes se comprometen a garantizar a hombres y mujeres la igualdad en el goce de todos los derechos civiles y políticos enunciados en el Pacto; y que en el 26 agrega que todas las personas tienen derecho a igual protección de la ley, sin discriminación, y manda que la ley garantizará a todas las personas protección igual y efectiva contra cualquier discriminación por motivos, entre otros, de sexo; * La Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica),que en el artículo 1.1. establece que los Estados partes se comprometen a respetar los derechos y libertades reconocidos en ella, sin discriminación alguna por motivos de sexo. Según lo consagra el artículo 48 de la Constitución Política, todos estos instrumentos tienen igual fuerza normativa y de garantía que la Constitución misma, lo que en la práctica equivale a que en cuanto sean más generosos, priman por las disposiciones constitucionales, como lo ha desarrollado la jurisprudencia constitucional (vid. en este sentido la sentencia número 2313-95, de las 16:18 horas del 9 de mayo de 1995).

SEGUNDO.- Habría que agregar, únicamente, lo que con ocasión del Proyecto de reforma al artículo 14 inciso 5) de la Constitución, expresó esta Sala en su sentencia N° 5778-98: "SEGUNDO: SOBRE EL PRECEDENTE DE LA SALA CONSTITUCIONAL.

En este momento, no es cuestión de insistir sobre el valor de los precedentes y la jurisprudencia constitucional que, a la luz del artículo 13 de la Ley de la Jurisdicción Constitucional, es vinculante erga omnes, incluidos los Poderes Públicos. De allí que resulta apropiada la decisión de la Asamblea Legislativa de revisar la votación recaída en un primer momento sobre el Proyecto de Reforma que comentamos y continuar con su tramitación, aprobándola en primer debate. En efecto, según el contenido de la sentencia de esta Sala N°3435-92, por virtud de lo expresado en diversos Tratados, Convenios y otros Instrumentos Internacionales de Derechos Humanos, está prohibido otorgar trato discriminatorio por razón del sexo, entre ellos y de los más importantes, la Declaración Universal de Derechos Humanos (art.2°), la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (art. II), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (art.3), Convención Americana sobre Derechos Humanos (art. 1.1.).

De tal manera, más allá de que a partir de la indicada sentencia constitucional, hubiera de interpretar y leerse "mujer" ú "hombre" por un concepto genérico como el de "persona", que cubre el sentido de unidad del género humano, la reforma en consulta deviene en necesaria para que Costa Rica se mantenga en el lugar de avanzada que siempre se le ha reconocido en el campo de la protección y promoción de los derechos humanos..." Al proceder la Asamblea Legislativa, en uso de una de sus competencias más importantes, a promover esta reforma a la Constitución Política, no está siquiera innovando sobre un tema tan delicado como el de la no discriminación por razón de sexo, ya que los instrumentos internacionales habían operado una transformación del texto constitucional, si bien éste, nominalmente seguía incólume.

La Sala desea dejar constancia de que las modificaciones al texto constitucional que aquí comentamos, en nada afectan la protección que a raíz de una interpretación extensiva se ha hecho en relación con otros entes o personas jurídicas, como titulares de derecho.

No se advierten, por otra parte, cuestiones de procedimiento que puedan afectar la validez del proyecto.

POR TANTO :

Se evacua la consulta preceptiva de constitucionalidad formulada en el sentido de que el proyecto de reforma a los artículos 20 y 33 de la Constitución Política (Expediente N° 12.037) no contiene vicios que lo invaliden.

Luis Paulino Mora M.

Presidente

Luis Fernando Solano C. Eduardo Sancho G.

Carlos Ml. Arguedas R. José Luis Molina Q.

Manrique Jiménez M. Gilbert Armijo S.

LFSC/vejt/1998